Ciudad

Megaobra para frenar las inundaciones en 5 barrios porteños

Ciudad

En la zona norte de la Ciudad, avanza una nueva megaobra hidráulica que para evitar las inundaciones en 1.700 manzanas de los barrios de Agronomía, Villa Ortúzar, Parque Chas, Colegiales y Belgrano. Se trata del segundo emisario del arroyo Vega, un túnel de 8,4 kilómetros que correrá debajo del eje que forman Salvador María del Carril y La Pampa, desde la calle Helguera hasta su desembocadura en el Río de la Plata.

La obra, que comenzó en agosto del año pasado, beneficiará a 315.000 vecinos y tiene un costo de 135 millones de dólares. Está incluida en el Plan Hidráulico del Gobierno porteño y está a cargo del Ministerio de Desarrollo Urbano. Cuando esté terminada, seduplicará la capacidad de descarga del actual aliviador, construido en los años 30 debajo de Blanco Encalada.

El arroyo Vega atraviesa la Ciudad de Oeste a Este, hasta desembocar en la Costanera Norte. Allí, cerca de la disco Pachá, se hizo un enorme pozo de 35 metros de profundidad para bajar una tunelera. Ese mismo pozo, cuando el sistema esté en funcionamiento, servirá como regulador del agua de las lluvias.

El nuevo emisario cuenta con dos tramos de túneles que se conectarán a la altura de Parque Chas. Uno de ellos comienza a orillas del Río de La Plata, tiene un diámetro de 5,3 metros y se extiende por 5,9 kilómetros.

A través de la calle La Pampa, pasa por debajo del Aeroparque y las líneas D y B de subte. La tunelera que lo construye avanza a razón de 15 metros por día y es de tipo TBM (Tunnel Boring Machine). A medida que excava con una rueda de corte, va armando el ducto con dovelas de hormigón.

Este primer tramo llega hasta la calle Victorica, en Parque Chas, donde se conecta con el segundo, de 2,5 kilómetros y que llegará hasta la calle Helguera. Esta parte de la obra se realiza con otra tunelera de 3 metros de diámetro, porque la cuenca se va angostando hacia el Oeste. La máquina utilizada es de tipo “pipe jacking” y permite instalar las tuberías sin realizar zanjeo. Sí hay que hacer conductos de ventilación y pozos de acometida, que estarán cada 250 metros.

La obra se completa con la construcción de 10 kilómetros de ramales y sumideros para conducir el agua de lluvias hacia el ducto principal. La idea es que entre el nuevo emisario y el más antiguo puedan soportar una tormenta de 80 mm en dos horas.

Comentarios

Comentarios