Ciudad

Buscan recuperar la flora nativa en plazas y parques porteños

Ciudad
A partir de una iniciativa del Ministerio de Ambiente y Espacio Público porteño, se están cultivando en los viveros de la Reserva Ecológica Costanera Sur (RECS), del Jardín Botánico y del Centro de Información y Formación Ambiental (CIFA) flora nativa para luego ser plantadas en espacios verdes, con el objetivo de que la Ciudad recupere las especies autóctonas, informa La Nación.

En forma paralela existe un convenio impulsado por medio de la Agencia de Protección Ambiental (APRA), con la Coordinación Ecológica Área Metropolitana (Ceamse), que cultiva especies nativas en un vivero experimental en Villa Dominico: de esa procedencia llegaron a diferentes rincones verdes de la Ciudad 10.000 árboles. En total, el último censo realizado contabilizó 372.000 ejemplares, de los cuales 51.502 están en parques.

Entre otros espacios verdes, esos 10.000 fueron plantados en los parques Olímpico y Tres de Febrero, en Palermo; De Flora Nativa Benito Quinquela Martín, en La Boca; Natural Lago Lugano, en Villa Soldati; el jardín silvestre de Plaza Sicilia; el jardín del Museo de Ciencias Naturales, en el Parque Centenario (Caballito); las reservas ecológicas Costanera Sur y Costanera Norte, y el Parque Sarmiento (Saavedra).

“Todo el paisaje y las especies de Buenos Aires desaparecieron a medida que la ciudad comenzó a crecer. Si alguien quiere encontrar algún espacio virgen, tiene que ir a la isla Martín García, Punta Indio o Punta Lara, dijo a La Nación Fernando Pisera, responsable del vivero de la Reserva Ecológica Costanera Sur.

Plantas nativas se consideran todas aquellas que crecen de manera natural en las diferentes regiones. Delta e islas del Río de la Plata, talar de barranca y pastizal son los tres ecosistemas que reinan en el territorio de la provincia de Buenos Aires, que alguna vez estuvieron poblados de salvias, Eupatorium inulifolium, o mariposeras, Pavonias hastata, entre otras especies.

Un ejemplo es la Salvia guaranitica es una herbácea que crece en la ribera bonaerense y zonas aledañas. De sus troncos cuelgan ramilletes de flores azuladas -también se la conoce como salvia azul- y sus hojas son gruesas y dentadas.

La desaparición de las autóctonas y la multiplicación de las exóticas, a mi criterio, vienen por el afán de querer replicar los grandes parques europeos y porque la gente que llegaba a la Argentina desde Europaquería que lo que la rodeaba luciera igual que el lugar que había dejado“, dijo a La Nación Ana Di Pangracio, directora ejecutiva adjunta de la Fundación Ambiente y Recursos Naturales (FARN).

La paisajista Ernestina Anchorena afirmó que “Nuestra idiosincrasia siempre estuvo ligada a mirar más allá del mar, mirar hacia afuera y no hacia adentro. Aún hoy la gente quiere árboles que cambien de color en el otoño, sin prestar importancia a usar especies del sitio. Le debemos mucho a Carlos Thays, quien empezó a valorizar las plantas nuestras y plantó los parques de Buenos Aires con tipa, jacarandá, palo borracho, ibirapitá y lapacho, entre otros”.

Gracias a la recuperación de las plantas nativas, 34 especies de insectos nuevos -entre ellos, mariposas, escarabajos, chinches y abejas– empezaron a aparecer en la Reserva Ecológica. Un caso particular es el del coronillo, un árbol que crece en la ribera platense y la costa atlántica. De sus hojas se alimentan las orugas de la mariposa bandera argentina, declarada insecto nacional en 1944, un ejemplar que mide entre 90 y 110 milímetros, cuya coloración va de celeste claro a blanco. Hace aproximadamente dos años se la observa dentro de la reserva.

“La importancia de las plantas autóctonas es que tienen asociado un ecosistema determinado. Existen insectos que las polinizan, aves que comen sus frutos, otros animales que comen sus frutos y hojas, etc. Esto no sucede con las plantas exóticas, que responden a ecosistemas de otros lugares del mundo y en muchos casos se vuelven invasoras”, agregó Anchorena.

Dentro de la Reserva Ecológica Costanera Sur se observaron 340 especies de aves. “Recuperar las plantas nativas, que se relacionan con los insectos y las aves, es cuidar nuestro patrimonio natural”,coincidió Di Pangracio.

Algunas de las especies que pueden encontrarse son algarrobo blanco, tala, espinillo, cortadera, coronillo, molle y pasto colorado. El proyecto del Ministerio de Ambiente y Espacio Público es el de repoblar todos los parques porteños con plantas autóctonas, para equiparar la cantidad de especies de este tipo y las exóticas. Se trabajará en módulos de entre 60 y 200 m2 que se instalarían, en principio, en los parques Los Andes, Centenario, De los Niños y Tres de Febrero.

Comentarios

Comentarios