Ciudad

Carrió logró que Larreta trabe tres proyectos claves de Elsztain

Ciudad

El 2018 no traerá buenas noticias para Eduardo Elsztain desde la Legislatura porteña. Ni Solares de Santa María, ni el shopping de Caballito, ni una nueva concesión del Buenos Aires Desing avanzarán este año, por un veto explícito a los intereses del dueño de Irsa de la diputada Lilita Carrió.

El jefe de Gobierno, Horacio Rodríguez Larreta, explicó a sus legisladores que si bien el proyecto de recuperación e integración urbana de los terrenos de la ex Ciudad Deportiva de la Boca es bueno para la Ciudad, decidió priorizar la alianza con Carrió y evitar que se produzca una fractura en la Legislatura, si se lo pone a consideración.

La iniciativa de Elsztain plantea la creación de un nuevo barrio de 70 hectáreas frente al río que conectaría La Boca y Barracas con Puerto Madero. El empresario, dueño de esos terrenos, aceptó luego de duras negociaciones, ceder lo más valioso: Toda la línea de terrenos frente al Río quedará para construir un parque. Además se construirá una sala de salud, una escuela y se abrirán calles y avenidas, entre otras mejoras a cargo de Irsa.

Sería por lejos el proyecto urbano más importante de la Ciudad, con una inversión prevista de 2.000 millones de dólares y la creación de unos 20 mil empleos directos e indirectos. Sin embargo, ninguno de estos argumentos ablandó la férrea oposición de Carrió, que arrastra con Elsztain una pelea que ni los más hábiles intermediarios lograron suavizar.

“Como está planteado es un negocio inmobiliario para un particular sin un convenio urbanístico claro y sin una ley plusvalía”, critican desde el bloque de la Coalición Cívica. Argumentan que con la rezonificación que apruebe la Legislatura, el valor del terreno aumentará cinco o seis veces.

Si bien es cierto el argumento, también es verdad que el desarrollo de unos terrenos que hoy son baldíos abandonados, aportaría a la Ciudad millones por el pago de ingresos brutos y ABL que implicaría la construcción de un barrio de tanto poder adquisitivo como Puerto Madero, que además incluiría un shopping.

Pero el veto de Lilita excede el proyecto emblema de Elsztain y abarca las otras dos iniciativas que tiene el empresario para la Ciudad y requieren la aprobación de la Legislatura: la creación de un nuevo shopping en Caballito y la convocatoria a una nueva licitación del Buenos Aires Design de la Recoleta, que permita amortizar las inversiones que le están reclamando.

El Design, cuya concesión vence el 2019 puede convertirse en un banco de pruebas para aplicar el nuevo Código Civil en la Ciudad a cambio de importantes inversiones. “El derecho de superficie, como está planteado, permite ceder el uso de una superficie por hasta 70 años. Los plazos actuales son 20 o 30. Es una oportunidad”

Comentarios

Comentarios