Comuna 9

Mataderos: clausuraron las dos casas linderas a la vivienda destrozada por la grúa

Comuna 9

La imagen impactó durante el fin de semana: una inmensa grúa derribada sobre el techo de una vivienda, casi partiéndola al medio. Fue en Saladillo al 2600, en Mataderos. La casa afectada está inhabitable y la familia residente debió pedir asilo a unos amigos. Pero las viviendas linderas también se fueron perjudicadas: por el peligro de derrumbes, ambas fueron clausuradas. En tanto, la grúa sigue allí por orden judicial.

El accidente ocurrió cuando se intentaba ingresar una pileta al fondo de la propiedad dañada, usando la grúa por encima del techo. Walter Gómez, director técnico de Emergencias de la Ciudad, explicó al diario Clarín que el porte de la grúa podía jalar perfectamente el peso de la pileta: “Según pude chequear con los técnicos y gente de Paolini, la grúa era apropiada y podía levantar hasta 60 toneladas. Y la pileta puede pesar entre 5 y 10 toneladas. El problema no fue el peso. Se están haciendo las pericias, puede haber múltiples causas”. El funcionario explicó que había una viga metálica que frenó el brazo telescópico y que la buena estructura de la casa impidió que el escenario fuera aún peor. De todos modos, la casa se encuentra clausurada y sus dueños tienen que contratar a un profesional matriculado para que presente al gobierno porteño un plan para resolver los problemas estructurales.

El juez que interviene en la causa -Walter Candela, Juzgado Criminal y Correccional 50- imputó al conductor por “lesiones culposas” y ordenó que la máquina no sea retirada del lugar. Desde la empresa Paolini -propietarios de la grúa- se negaron a dar explicaciones. La Policía de la Ciudad, en tanto, explicó que la grúa perdió el centro de gravedad y se volteó 45 grados hacia un costado, cayendo sobre la casa. Las pericias deberán explicar porque perdió el centro de gravedad. Incluso, si dos volquetes cargados de tierra no hubieran frenado la caída, el aparato hubiera caído por completo sobre el frente de la casa, dejando una postal aún peor.

La familia afectada por el momento espera los análisis de los peritos para determinar cuándo (y si es posible) será viable el regreso a casa. “La realidad es que la casa no está en condiciones para seguir viviendo ahí. Vinimos a buscar ropa y nada más. Ya nos estamos yendo”, dijo Héctor, el dueño de la casa, ante la prensa. “Nosotros estábamos en el fondo de la casa, en el patio. Estábamos pendientes de la bajada de la pileta. De repente se derrumbó y se escucharon todos los ruidos. Realmente no sabemos lo que ocurrió”, agregó.

El dueño de la casa reconoció que, luego del hecho, la empresa de grúas se mantuvo en contacto con la familia y se puso a disposición de los damnificados. “Tenemos que saber diferenciar las cosas. Lo que nos pasó a nosotros es material, eso se puede arreglar. A nosotros nos preocupa lo humano. Hay un chico que quedó muy herido y esperamos que se pueda recuperar lo antes posible”, agregó el dueño de la casa.

A raíz del incidente que ocurrió el sábado quedan todavía tres heridos: todos empleados de la empresa de las piletas, no de la compañía encargada de la grúa. En principio hay solo un operario de la piscina que reviste heridas de consideración. Tiene múltiples fracturas en sus miembros inferiores y será operado por las mismas entre hoy y mañana.

Comentarios

Comentarios