Ciudad

Avanzan con la línea F de subte, pero las obras comenzarían en 2020

Ciudad

En 2001, la Legislatura porteña estableció que la Ciudad debía tener una línea de subte transversal que una, sin necesidad de trasbordos, Constitución con Palermo a lo largo de las avenidas Entre Ríos-Callao. Dieciseis años después, el Gobierno porteño dio inicio a los estudios de factibilidad técnica y financiera para comenzar con la obra, que no empezaría antes de 2020.

La nueva línea F tendrá una extensión de 8,6 kilómetros entre la terminal de la línea Roca y Plaza Italia y demandará una inversión de US$ 1050 millones, a razón de US$ 120 millones por kilómetro, para solventar la obra civil, la instalación de vías y señales, la compra de material rodante y el suministro de potencia eléctrica, informó La Nación. Se estima que el ramal recibirá un promedio de medio millón de pasajeros por día.

Según fuentes oficiales, indicó La Nación, la línea partiría desde Constitución por la avenida Juan de Garay hasta su intersección con la calle Solís y allí comenzaría una curva hasta alinearse con la avenida Entre Ríos. Continuaría por Callao hasta la intersección con la calle Pacheco de Melo; en ese punto, empezaría a orientarse hacia el eje de la avenida Las Heras, con posible estación final a la altura de Plaza Italia.

El ramal utilizaría el sistema de control de trenes basado en comunicaciones (CBTC, según sus siglas del inglés), que ya funciona en la línea H y está en proceso de instalación en la C. Con este método se puede saber de manera precisa dónde se encuentra cada formación para mejorar la frecuencia de los trenes y brindar mayor información a los pasajeros.

La ley sancionada en la gestión de Aníbal Ibarra dispuso que tenía que haber redes que unieran de manera transversal a las líneas A,B,D y E. Una de las opciones era la F, por Entre Ríos-Callao, y que finalmente se concretaría. Las otras dos eran la G, que uniría Retiro y Villa del Parque y la I, desde Emiliio Mitre hasta Plaza Italia y Ciudad Universitaria.

Desde el ministerio de Desarrollo Urbano y Transporte porteño, Franco Moccia explicó a ese diario que “la realidad y la experiencia internacional nos marcan que las nuevas líneas deben correr por zonas densas de la ciudad, para generar una relación multimodal con otros medios, como el Metrobus y el sistema Ecobici”, por lo que se optó comenzar por la F.

En 2014, cuando Mauricio Macri aún era Jefe de Gobierno, se contrató a Régie Autonome des Transports Parisiens (RATP), el grupo estatal que opera el metro de París, para realizar un diagnóstico integral sobre la explotación de la red porteña de subtes y elaborar los pliegos de condiciones para la licitación de la línea F.

Ese convenio aún está vigente y los especialistas de RATP y de Sbase buscan adecuar los borradores al proyecto de la Red de Expresos Regionales (RER), encarado junto con el gobierno nacional. La RER es un sistema que conectará las líneas de trenes que llegan a la Capital (Roca, Belgrano Sur, San Martín, Mitre, Belgrano Norte y Sarmiento) en una estación central debajo del Obelisco. Prevé una nueva red de túneles, nuevas vías, viaductos y pasos bajo nivel.