Ciudad

Boedo: los vecinos cada vez disfrutan menos de “La Plaza de los candados”

Ciudad

Uno podría pensar que con tanto que les costó a los vecinos de Boedo tener una plaza en el barrio, después de tanta lucha, de tantas reuniones y gestiones con el gobierno, podrían disfrutarla. Seguro que lo hacen, se ve.

Pero el acceso (tanto para entrar como para salir) no es tan sencillo. La plaza está cercada. Pocas plazas añejas logran permanecer sin rejas, ya sea por la lucha vecinal por el libre acceso, o por algún otro misterioso motivo; pero cualquier plaza gestada en los últimos años nace enrejada.

La Plaza Mariano Boedo fue inaugurada a mediados de 2011. Es la primera plaza que tiene este barrio porteño. Abarca poco menos que una manzana, rodeada por las calles Estados Unidos, Sanchez de Loria, Carlos Calvo.

No es que haya surgido “desde arriba”, sino que esta plaza existe gracias a mas de 50 años de perseverancia de vecinos de Boedo, que querían poder disfrutar de un espacio público verde sin necesidad de ir a Almagro, Caballito, San Cristobal u otro barrio cercano, y hicieron todo lo posible para lograrlo.

Mucho de esta lucha se puede conocer en la página de la Asociacion Civil Cultural Ambiental Todos por la plaza de Boedo: donde se relata las idas y venidas hasta lograr que este espacio público que en la última dictadura fue privatizado y luego abandonado se convirtiera en lo que hoy es una plaza.