Ciudad

CABA: el “maldito” mapa de la basura

Ciudad

La higiene urbana es una piedra en el zapato para la gestión macrista. Si bien logró formalizar buena parte del trabajo cartonero y disminuir notoriamente la basura que se entierra en los rellenos sanitarios del conurbano, la suciedad en la ciudad y en las calles es materia pendiente. Así lo aseguran los referentes de la oposición y los vecinos que reclaman a la línea 147.

Pese a que es una de las partidas con mayor carga presupuestaria -6000 millones de pesos al año-, la limpieza no es el fuerte de la gestión. Hay seis empresas (Cliba, Aesa, Ashira, Urbaser, Ecohabitat e Impsa Pescarmona) a cargo de la recolección de residuos, aunque sólo la fracción húmeda. Cobran 5000 millones anuales por diez años.

bas

“Es un servicio caro y poco eficiente. Por cada porteño, el gobierno gastó 649 pesos en 2012, mientras que en Santa Fe se gastaron 344 pesos por cada ciudadano”, fustigó la candidata a jefa de gobierno por Conciencia Ciudadana, Graciela Ocaña.

Este nuevo acuerdo incluye el plan de instalación de contenedores y una inversión inicial en camiones y maquinarias acordes. Para ello contaron con 1312 millones de pesos financiados por el gobierno. Estas reglas, sumadas a la reasignación de zonas que, en rigor, tienen las mismas empresas que se encargan de la limpieza de la Capital desde hace más de una década, fueron los “ajustes” que se hicieron para justificar el nuevo acuerdo.

De los residuos reciclables o secos se ocupan 18 cooperativas de cartoneros. Se estima que hay unos 3500 recuperadores informales cuentapropistas y otros 4500 formalizados por el gobierno. Según cifras oficiales, en la ciudad se recuperan unas 1000 toneladas diarias de material reciclable, es decir, el 18% de la basura domiciliaria que se genera en el distrito, estimada en 5500 toneladas por día. Esto es el doble de lo que se reciclaba en un mes del año pasado.

Pero aún se está lejos de ciudades de Alemania o Bélgica, que superan el 63%. “Es que no hay una efectiva separación en origen de la basura por falta de una campaña amplia de concientización”, advirtió Ocaña.