Comuna 9

El escándalo del Parque Avellaneda: vecinos defienden “La Casona de los Olivera”

Comuna 9

Vecinos y grupos de artistas que trabajan en el Parque Avellaneda repudiarán al gobierno porteño el próximo domingo por poner en riesgo las actividades y espacios públicos que desde hace 15 años forman parte del centenario predio del barrio homónimo.

En la protesta, que comenzará el domingo a la tarde en Directorio y Lacarra, denunciarán el manejo arbitrario del parque y la Casona de los Olivera, ubicada en el centro del predio, por parte de la Dirección General de Espacios Verdes (DGEV), perteneciente al Ministerio de Ambiente y Espacios Públicos porteño.

El reclamo busca recuperar la gestión asociada que le corresponde por ley desde hace 15 años a una Mesa de Trabajo y Consenso integrada por vecinos y las áreas de Cultura, Educación, Salud, y Deportes del gobierno porteño.

Pero los organizadores de la protesta sostienen que el histórico edificio está manejado en forma unilateral por el Ministerio de Ambiente, que tras un incendio en la casona, hizo las refacciones y está a punto de inaugurarla sin dar participación ni a los vecinos ni a las otras áreas del mismo gobierno que deben intervenir por ley.

La casona está cerrada pero según los vecinos la DGEV planea utilizar los salones para eventos empresariales; cobrar seguros de caución, aranceles y cánones para muestras y exposiciones que excluyen a los artistas barriales, entre otras medidas.

Los reclamos son múltiples. Además del abandono generalizado, los vecinos señalan gastos descontrolados y excesivos, utilización del presupuesto sin consulta con la Mesa y privatización. Según Nacht, se gastaron en la reparación del trencito que recorre el parque 1.800.000 pesos, y el tren funciona gracias al arreglo casero que hizo un ingeniero de la zona. De 1.966 árboles que había en 1999, hoy queden sólo 766. El mantenimiento, que hacía personal de Medio Ambiente, ahora está a cargo de la empresa Zona Verde. Para esta contratación se hizo una licitación de la que no participó la Mesa. Mientras tanto, los edificios siguen deteriorándose.