Ciudad

En el PJ porteño vinculan la denuncia contra Santa María y el hackeo a Filmus

Ciudad

Una denuncia de la Unidad de Información Financiera (UIF) contra el presidente del PJ porteño y líder del sindicato de porteros (Suterh), Víctor Santa María, sacudió fuerte al peronismo de la Ciudad, donde la enmarcaron en una «guerra sucia» propia del inicio de la campaña.

El diario La Nación reveló este lunes que el organismo encargado de combatir el lavado denunció ante el juez Claudio Bonadío a Santa María por «actividades financieras en Suiza» no declaradas, entre las que mencionó «varios pagos a empresas vinculadas a dos proveedores del gremio» en operaciones por varios millones de dólares .

En diálogo con LPO, Santa María dijo que se trata de una «operación política» y que la denuncia -que tiene 40 páginas- es un «cortar y pegar de mentiras que hay dando vuelta en internet».

«Yo no tengo ninguna causa en lo personal, me suena a tiempos políticos. Tampoco quiero amplificar la noticia porque sería darle una importancia que no lo quiero dar», aseguró agregó el líder del Suterh.

En su informe, la UIF destaca que no se puede «descartar la utilización de maniobras de sobre y/o subfacturación que permitan fugas y/o canalizaciones de fondos desde el Suterh hacia estas firmas analizadas», en relación a compañías propiedad de Damián Fernando Bila y Andrés Leandro Stangalini, que son proveedores del SUTERH.

Ambos empresarios, según publicó La Nación, aparecen involucrados en varias operaciones inmobiliarias y en la UIF creen que esas operaciones pueden «dan lugar a que fondos administrados por el Suterh y pertenecientes a los trabajadores hayan sido derivados a través de estas sociedades y destinados a fines ajenos a la actividad sindical».

«La familia Santa María habría operado en Suiza a través de Vica Trust y Alto Trust Ltd», señala la denuncia y La Nación infiere que Vica responde a los nombres de Víctor y Catalina, hijos del histórico líder de los encargados, José «Pepe» Santa María. REvelando además que Alto Trust «registró acreditaciones, al menos, entre los años 1999/2000 por un monto cercano a los US$ 4.000.000, provenientes de la Argentina y Uruguay».

Santa María ya había tenido un cimbronazo a mediados del año pasado cuando  la Superintendencia de Seguros le prohibió emitir pólizas de seguro y le inhibió todos los bienes a Interacción, la ART que pertenecía al Suterh y fue liquidada.

Fuente: Lapoliticaonline