Ciudad

Este martes reabre la Plaza de Mayo

Ciudad

 

La Plaza de Mayo, este martes, se reabre con su actualización luego de 6 meses de trabajo. Patrimonialistas se quejan por los cambios hechos sin antes pasar por la Legislatura porteña pero finalmente su inauguración viene con la instalación de una reja donde antes estaban las vallas policiales. Negras, macizas, de aspecto carcelario, aparecieron con la crisis de 2001 y se quedaron. Incluso en 2013 las cementaron al piso.

Los que estuvieron a cargo del proyecto son los del Ministerio de Ambiente y Espacio Público, y explican que la obra buscó recuperar el diseño ideado a fines del siglo XIX por el paisajista Carlos Thays. Con sus criterios de ubicación de arbolado y circulación longitudinal. “La idea rectora -detallaron- fue mantener los vestigios de la traza original, donde el eje del medio estaba despejado y, al mismo tiempo, atravesaba tres espacios circulares flanqueados por grandes canteros y dentro de cada uno de ellos, una fuente”.

La implementación de ese esquema sumó superficies de encuentro y amplió veredas y senderos, ganando dos carriles de cada lado de las avenidas Hipólito Yrigoyen y Rivadavia. Según los números oficiales, la plaza ganó 4 mil metros cuadrados y sumó poco más de mil en superficie verde.

Pero los cambios en la plaza no fueron sólo estéticos. También quedó alterada su rutina y en ella una foto que no se verá más: la de los soldados que reclamaban ser reconocidos como veteranos de Malvinas y acampaban desde hacía 10 años en un sector de la plaza. Junto a su carpa, en un cantero, habían puesto cruces blancas, que simulan las del cementerio de Darwin, en las islas. Según el Ministerio, luego de una negociación, acordaron retirarse y no volver.

En enero fueron desalojados. El objetivo, se dijo, fue liberar la zona y avanzar con las obras de remodelación en la plaza. Hasta ese momento sólo la Pirámide de Mayo había sido recuperada. Un equipo de arquitectos y restauradores, los más destacados del país, le habían devuelto al monumento el mismo aspecto que tenía 105 atrás. Fue un trabajo de detalle -con bisturíes se peló la superficie de la Pirámide- y para valientes, porque el mayor tiempo lo pasaron en altura, colgados de arneses. También fue el primer paso para mejorar todo el entorno.

“La inauguración de la plaza completa un trabajo entre el Estado y sectores del ámbito privado, y que incluyó a todo el eje cívico, con la Plaza del Congreso y la reparación de fachadas en Avenida de Mayo”, evalúa Manuel Novo, presidente de la Asociación Amigos de la Avenida. Y agrega: “Era un viejo reclamo y ahora que las mejoras se concretaron está en todos cuidarlas y darles el valor que se merecen”.

Entre las modificaciones también está la renovación de las farolas por luminarias LED, veredas que volvieron a ser blancas (durante la Dictadura se las había cambiado por baldosas rojas) y los pañuelos pintados en círculo. Fueron dibujados el jueves pasado, en la última ronda. Ellos motivaron la primera polémica. Se temía que con la obra desaparecieran. Pero las históricas baldosas pintadas con el símbolo de las Madres de Plaza de Mayo, ubicadas alrededor de la Pirámide, fueron extraídas y entregadas a las organizaciones.

La segunda polémica todavía no fue resuelta y está concentrada en las rejas que reemplazan a las vallas policiales. Organizaciones civiles y de conservación del espacio público cuestionan que colocar un nuevo enrejado institucionaliza esa “cicatriz de seguridad” que no tendría por qué existir. La Casa Rosada, además, tiene su propia delimitación. Desde el Ministerio de Ambiente y Espacio Público responden que las rejas que reemplazan a las vallas son plegables y desmontables en 48 horas. Y al ser consultado sobre su función, el ministro del área, Eduardo Macchiavelli, responde: “Seguridad presidencial”.