Ciudad

Exclusivo: una voz en el teléfono, “Horacio, el aumento del ABL tiene que esperar”

Ciudad

Complicando la futura gestión de Larreta, Mauricio Macri espera el toque final para redondear la cifra de aumento que sufrirá el próximo año el impuesto al Alumbrado,Barrido y Limpieza (ABL). Es que la cifra, impactaría en un primer momento en el caudal de votantes de Macri.

Desde el entorno de Larreta, algunos funcionarios le aseguraron a 15comunas que existiría cierto descontento en el futuro Jefe de Gobierno Porteño ya que la cifra de aumento prevista no sería la total para no generar una imagen negativa en la carrera Presidencial de Macri.

Sin embargo, en el PRO, le sacan punta al lápiz y ya ensayan nuevas fórmulas e incluso algun otro mecanismo de recaudación que compensaría dicha situación presupuestaria.

Incluso se debate la fecha de anuncio del presupuesto que debe enviarse a la legislatura en los próximos días porque allí está contemplado el futuro aumento de la tasa de ABL para todo 2016.

Antes de fin del mes próximo, Macri tiene que establecer el aumento. Esto es así, ya que el año pasado se creó un nuevo mecanismo que fija que “el 31 de julio de cada año la Administración Gubernamental de Ingresos Públicos (AGIP) enviará el listado actualizado de los valores de las propiedades, que servirá de base para calcular el monto del impuesto a ingresar” en el siguiente período fiscal.

De esta manera, si bien la Legislatura y los contribuyentes podrán cuestionar el importer establecido, el Gobierno porteño se asegura poder aumentar el gravamen año tras año.

De acuerdo con la reglamentación vigente, cada 31 de julio la AGIP remitirá a la Legislatura de la Capital Federal los valores del terreno y de la edificación de cada propiedad que se usarán como base para el año siguiente.

Luego, ésta contará con 30 días corridos para efectuar las observaciones que considere adecuadas. Los importes también serán publicados en la web del fisco de la Ciudad de Buenos Aires.

Si bien llega una sola boleta, la factura del ABL posee dos componentes:
La tasa por el servicio de alumbrado, barrido y limpieza, que es igual para todos y es equivalente al 0,5% de la valuación de la propiedad determinada por el fisco.

El Impuesto Inmobiliario, que contempla alícuotas crecientes a medida que se trate de propiedades de mayor cotización. La tasa va de 0,2% y 1,5 por ciento.
El valor informado por la AGIP se denomina Valuación Fiscal Homogénea (VFH). El mismo se multiplica por 4 para obtener el monto que estará sujeto a la alícuota del tributo a fin de obtener el importe a ingresar.

El VFH nunca podrá ser mayor al 20% del valor de mercado. Así, considerando que se incrementa cuatro veces, el importe sujeto a la tasa del ABL nunca podrá ser superior al 80% del precio de mercado.