Ciudad

La aprobación de la ley de Basura Cero vino con escándalos en la Legislatura

Ciudad

Gritos, protestas y hasta la marcha fúnebre. El debate por los cambios de la ley de Basura Cero, que se aprobaron este jueves en la Legislatura, se tiñó de escándalo. El principal motivo de protesta fue que el proyecto habilita a la Ciudad a incinerar basura en plantas que la convierten en energía. Y también hubo una manifestación de recuperadores en la calle, ya que sostienen que estos cambios pueden perjudicar a las cooperativas de cartoneros.

La sesión comenzó con gritos contra la diputada de Vamos Juntos, Mercedes de las Casas, que preside la comisión de Ambiente pero finalmente llegó la calma y la sesión pudo comensar y se completó la lista de oradores.

El momento de votar llegó cerca de las 15, cuando la ley se aprobó con 36 votos a favor, del bloque Vamos Juntos, y 22 en contra de los opositores.

Allí volvieron a tomar protagonismo los militantes de Greenpeace. Uno de ellos se trepó a una de las columnas del recinto para alzar un cartel que decía “Quemar basura mata”.

En ese momento, en el que se vivieron algunos disturbios, una delegada de los recuperadores urbanos que pudo ingresar arrojó sobre la zona de la presidencia una corona de flores chica.

En medio del desconcierto, uno de los militantes de Greenpeace comenzó a tocar con una trompeta la marcha fúnebre. Fue allí que, para evitar disturbios mayores y no dejar crecer el escándalo, se pasó a un cuarto intermedio, ya que aún faltaba votar los artículos de la ley en particular.

Finalmente, la ley se aprobó con las modificaciones que propuso el Ejecutivo, que además de habilitar la incineración en plantas para generar energía, modifica los plazos y los límites para enviar basura a los rellenos.

La queja de los recicladores tiene que ver con que dicen que la nueva ley podría restarles trabajo, mientras que desde entidades ambientalistas ponen en duda el cuidado del medio ambiente.

Desde el Gobierno explican que el trabajo de los recicladores, que hoy protestaron encabezados por Juan Grabois, titular de la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP), no está en peligro.

Respecto de los incidentes, Francisco Quintana, vicepresidente primero de la Legislatura, aseguró: “Es cierto que se han manifestado grupos de recicladores y activistas mediante una metodología que nosotros repudiamos, ya que en el recinto es donde mejor se expresa la democracia. Hicimos un cuarto intermedio, pero unos minutos después pudimos continuar con la sesión y tratar este y otros temas previstos”.