Ciudad

Parquímetros para arriba: suben a $4 la hora, subiran los garages tambien

Ciudad

Los planes del Gobierno porteño en torno del incremento de la tarifa del estacionamiento medido no salieron tal como esperaban.

Los cálculos iniciales indicaban que las modificaciones –que llevarán el costo de la hora de $ 3 a $ 4– ya estarían vigente para esta semana, aunque algunas cuestiones burocráticas que esta situación se demore hasta los primeros días de marzo próximo.

El cambio de fecha tiene que ver con que el Estado porteño todavía aguarda el informe que debe elevar el Ente Regulador de Servicios luego de la audiencia pública que se realizó a comienzos de febrero, y tras la cual se dispuso el nuevo cuadro tarifario. Ahora, todo indica que durante esta semana podría llegar el informe, y luego se debería aguardar que el Gobierno porteño publique la nueva tarifa en el Boletín Oficial, algo que ocurriría entre dos y tres días después.

En cuanto a las razones que llevan a la gestión de Mauricio Macri a rever el tema del costo del estacionamiento callejero, se habla de un “evidente retraso” en los valores actuales. Además, precisa que es supuesto bajo costo del estacionamiento callejero genera una “baja rotación” de los vehículos en la vía pública, una situación que, se puede presumir, variaría al subir hasta los $ 4 el precio de la hora de estacionamiento callejero.

Tras permanecer durante varios años paralizada, la tarifa del espacio público volvió a crecer en julio de 2014. En ese caso el golpe para los bolsillos fue muy fuerte, ya que de $ 1,40 que cotizaba la hora hasta ese momento pasó a los actuales tres pesos.

Desde ese entonces, y si se toma en cuenta la suba del 33% que se aplicará a partir del mes que viene, el incremento entre el arranque del segundo semestre de 2014 y el alza que se aplicará en breve, el encarecimiento del estacionamiento callejero habrá tocado un 186 por ciento.

Se estima que en Capital Federal hay 4000 espacios disponibles para estacionar con estacionamiento medido, por el momento distribuidos en el centro porteño y algunas calles de San Telmo, Palermo y Recoleta, entre otras zonas.

La nueva suba de los costos generó malestar en varios sectores.

A comienzos de febrero el defensor adjunto del Pueblo porteño, Claudio Presman, criticó el aumento, y sostuvo que “la única política para ordenar el tránsito que parece tener el PRO es ajustar el bolsillo de los automovilistas, mientras el canon que pagan las empresas que tienen a cargo el acarreo es casi simbólico. En poco tiempo más va a ser imposible estacionar en Buenos Aires”.

En tanto, el legislador Alejandro Bodart (MST-Nueva Izquierda), también criticó la operatoria de SEC y STO, las empresas que manejan tanto las grúas como los parquímetros desde 2001.