Noticias

Polémica intimación del Gobierno Porteño al grabado de cristales

Noticias

En los últimos días, los propietarios de vehículos 0km patentados desde 2012 en la Ciudad de Buenos Aires están siendo notificados de que están en infracción. La multa prevista ronda los 1000 pesos. El trámite se realiza previo turno que se solicita llamando al 5252-8866 de lunes a viernes de 10 a 17:30 o a través de la página web del Gobierno.

“Le recordamos que la ley 3708 se encuentra en plena vigencia –dice la comunicación oficial- y establece la obligatoriedad del grabado de autopartes para todo el parque automotor radicado en el ámbito de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires constituyendo una eficaz herramienta de prevención contra el robo automotor para su posterior comercialización ilegal”.

La ley promulgada en 2011 establece que todos los vehículos deben registrar el número de patente en capot, puertas y baúl. Un trámite cuyo costo es de 520 pesos y para el cual se debe pedir turno en alguno de los ocho talleres habilitados por el Gobierno porteño.

La aplicación de la ley fue prorrogada varias veces por el Gobierno de la Ciudad, la última vez en octubre de 2014 por seis meses. Eso explica la ola de comunicaciones enviadas en los últimos días, pero no su tono intimidatorio, francamente chocante, considerando que casi se da trato de infractores a quienes no cumplieron una disposición que las propias autoridades habían suspendido.

Por caso, la nota, firmada por la Gerencia Operativa de Fiscalización del Registro de Verificación de Autopartes, dependiente del Ministerio de Justicia y Seguridad porteño, señala: “A los fines de deslindar su responsabilidad por la demora en efectuar el grabado, le solicitamos que al momento de concurrir al taller complete el Formulario de Descargo”.

“Esta información debería habérsela brindado el Concesionario Automotor donde adquirió su unidad”, advierten también. “Es una obligación legal que les ha sido impuesta y su incumplimiento les ocasionará a los mismos la aplicación de la sanción correspondiente”.

Extraño aviso, considerando que, como se dijo, el propio gobierno había prorrogado la aplicación de la norma.