Comuna 2

Recoleta: Obligaban a sus empleadas a prostituirse

Comuna 2

Justicia clausuró un bar nocturno del barrio de Recoleta, a tres cuadras del Ministerio de Seguridad de la Nación, y procesó a la pareja que lo regenteaba por la comisión del delito de trata con fines de explotación sexual. La causa se inició en marzo, tras la denuncia de la madre de una de las víctimas: afirmó que el trabajo de su hija “consistía en atraer clientes para luego sacarles tragos; sin embargo, con el tiempo [el dueño] le sugirió que ofreciera servicios sexuales a los clientes”. Inspectores del gobierno porteño son investigados como sospechosos de recibir coimas para hacer la vista gorda ante el flagrante delito.

El local se llama Stavros, queda en Vicente López 2229 y ya había sido denunciado por la Fundación La Alameda. Aunque el nombre del boliche es reciente, el delito llevaría al menos diez años cuando Gabriel Nicolás Athanassopoulos, conocido como “El Griego”, comenzó a administrar este local que antes se llamó Hellas y también Malaka.

La Procuraduría contra la Trata y Explotación de Personas (Protex) recibió la denuncia e impulsó la investigación, que quedó a cargo de la fiscalía federal N° 6. Su titular, Federico Delgado, pidió el allanamiento de Stavros y la indagatoria de Athanassopoulos y de su mujer, Betiana Alles, ahora procesados por el juez Sebastián Casanello por trata de personas. También fueron embargados sus bienes por 500.000 pesos.

Del expediente surge que entre cuatro y seis chicas trabajaban por noche en el boliche y “que los «pases sexuales» eran pactados allí, pero concretados en albergues transitorios de la zona”.