Ciudad

Quieren trasladar los boliches a la costanera

Ciudad

Luego de la trágica fiesta electrónica de Costa Salguero, el proyecto para crear un Distrito Joven en la Costanera Norte que reúna a la totalidad de los locales bailables de Buenos Aires tomó impulso. La iniciativa no es nueva y es una vieja aspiración de los empresarios de la noche porteña que quieren evitar los problemas con los vecinos.

El director general de Políticas de Juventud porteño Fabián Pereyra le explicó al portal Infobae que el Distrito Joven supone mucho más que un área dedicada a la nocturnidad: “Es un proyecto productivo, urbano, social y de recreación que apunta, principalmente, a jóvenes de entre 15 y 29 años pero que podrá ser disfrutado por todos los ciudadanos”. “Queremos cambiar el concepto de entretenimiento y recreación para vincularlo con lo saludable”. Además, sostuvo que en el distrito se desarrollarían actividades culturales, deportivas, artísticas y de diversión diurna, que encontrarán, en cierto modo, un público cautivo en los cerca de 30.000 jóvenes que diariamente concurren a la Ciudad Universitaria, pero que estarán abiertas a toda la familia.

El proyecto, que ya recibió una primera aprobación en la Legislatura a libro cerrado y sin debate, plantea un cambio de zonificación en el área que va desde la rotonda de ingreso a la Ciudad Universitaria hasta la zona de la Av. Costanera Rafael Obligado -donde hoy está el Skate Park Costanera-, que en la actualidad está catalogada como “urbanización parque”, por lo que muchos de los restaurantes y boliches que están allí emplazados con permisos precarios podrían regularizar su situación.

Pero además, para poder ubicar a todos los locales clase C de la ciudad, se prevé ganar terrenos al río y la instalación de locales flotantes. El Distrito Joven está pensado como un “corredor ecológico y sustentable”: además de ciclovías, a los locales que allí se instalen se les exigirá un estricto manejo de residuos, maximización del consumo energético y, en el caso más extremo, se habla de construir un boliche con el sistema de “baldosa verde”, que genera energía con las pisadas.

Son más de 100 los locales bailables afectados y para su traslado el Gobierno porteño prevé conceder una exención impositiva durante una década, mientras que los empresarios de la noche deslizaron que pedirán además una línea de créditos blandos del Banco Ciudad.

Sin embargo, el principal obstáculo lo constituye el tralado de los usuarios hacia la Costanera Norte. Desde el Gobierno porteño se buscará promover el uso del transporte público para ir a bailar y premiarán a quienes vayan en bicicleta. También, impulsarán un programa de conductores designados, con estrictos controles de alcoholemia y buscarán acordar con los dueños de boliches un sistema de combis que trasladen a los jóvenes desde puntos neurálgicos de la Capital, como Puente Saavedra, la Plaza de Flores o Constitución.