Ciudad

El “proyecto duchas” ya funciona en una Basílica de Barracas

Ciudad

Para muchos, poder ducharse todos los días con agua caliente es una posibilidad que dan por sentada. Pero, para personas en situación de calle, se convierte en un lejano anhelo. Con esto en mente, e inspirados por gestos similares del Papa Francisco en el Vaticano, la Basílica Sagrado Corazón, en el barrio de Barracas, inauguró ayer un sector de duchas para personas sin techo.

El Proyecto Duchas es una iniciativa de la Asociación Civil Miserando, una de cuyos responsables es la sobrina de Jorge Bergoglio, y la Cátedra del Diálogo y la Cultura del Encuentro, que dirige Luis Liberman. Se inspiró en gestos del pontífice para con personas en situación de calle en el Vaticano. Para construir estas duchas, arreglaron cañerías, azulejos y paredes, lo que demandó medio año de obras.

Pero la iniciativa no se queda allí: incluye además construir contenedores sanitarios y ecológicos con duchas y baños en lugares que no tengan capacidad edilicia, y adaptar camiones de carga para que presten servicio sanitario y acerquen a más personas la posibilidad del aseo personal.