Ciudad

Invasión de ardillas en la Ciudad

Según explicó Florencia Gómez, secretaria de Política Ambiental en Recursos Naturales del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible de la Nación: “Las ardillas de vientre colorado han sido traídas en 1970 a Jáuregui, cerca de Luján, para adornar el paisaje porque a un señor le hacían acordar a su Bélgica natal. Ahora hay más de 100.000 ejemplares en la Provincia y Ciudad de Buenos Aires, Santa Fe, Mendoza y Córdoba”.

La preocupación es que estas ardillas de vientre colorado pueden comerse cables de telecomunicaciones, atacar plantaciones o transmitir leptospirosis.

Pueden ser vistas en espacios grandes como la ex Esma, el Jardín Botánico o en la Agronomía, donde los gatos pueden depredadarlas.

“Lo que no hay que hacer es tocarlas, llevarlas a la casa como mascota. Las ardillas son carismáticas, entonces es doble es desafío de alertar a la ciudadanía. Pueden causar leptospirosis con su orina. Lo que buscamos es que que no avancen hacia más lugares porque afectan a la salud, lo económico y la biodiversidad”, agregó Gómez.