Ciudad

Voto electrónico, al final habrá prueba piloto en algunas comunas

Ciudad

No dan los tiempos. A sólo dos meses y un día de las primarias, abiertas, simultáneas y obligatorias (PASO) de la Ciudad de Buenos Aires, el gobierno porteño admitió que es posible que no llegue a poner en marcha el voto electrónico para los comicios del próximo 26 de abril.

“Se está estudiando la manera más adecuada para llegar a las PASO, quizá se aplique en algunas comunas como prueba piloto”, reconoció ayer la vicejefa de Gobierno porteño, María Eugenia Vidal.

También ayer el vicepresidente primero de la Legislatura porteña, Cristian Ritondo, recibió un informe del defensor del pueblo porteño, el kirchnerista Alejandro Amor, expresándose contra la reforma. El escrito insiste en la necesidad de realizar una capacitación para las personas mayores de 50 años y los llamados “analfabetos digitales” para garantizar que todos los ciudadanos puedan emitir su voto sin problemas. Con sólo dos meses para hacerlo, eso no sería posible.

“El proceso contempla etapas que han sido muy cortas, sobre todo tomando en cuenta que este es un verdadero cambio cultural”, explicó Amor al diario La Nación.

Según ese matutino, Ritondo mantuvo un encuentro con todos los bloques de la Legislatura para discutir un proyecto de ley que implemente una serie de cambios y aplace la aplicación del voto electrónico con boleta única para las elecciones generales a jefe de Gobierno porteño del 5 de julio.

En principio, la intención sería que ese proyecto sea votado y convertido en ley en la primera sesión de la Legislatura, el próximo jueves 5 de marzo, antes de que ocurra el cierre de listas porteño del sábado 7 de marzo.

El proyecto de voto electrónico con boleta única fue aprobado por la Legislatura porteña. Desde entonces, la oposición presentó una serie de quejas no sólo por su implementación, sino por presuntas irregularidades en la licitación y también por una disposición de la información que beneficiaría a algunos candidatos: según se acordó, a la hora de votar habrá que elegir primero el ícono del partido y luego el candidato que se quiere votar, algo que beneficiaría a los dirigentes de los partidos más grandes pero con menor conocimiento entre el electorado.