Ciudad

Montevideo al 900: encuentran un oso prehistórico en pleno centro porteño

Ciudad

Mientras las palas mecánicas perforaban la tierra para construir los cimientos de un hotel de nueve pisos -ubicado en Montevideo 937- el encargado de obra, Antonio Cherey, pidió detener los trabajos. Entre el polvo y los escombros, observaron restos fósiles que no pudieron identificar. Luego de consultar con el arquitecto Federico Eliaschev, se comunicaron con la Dirección General de Patrimonio Histórico de la Ciudad.

El miércoles pasado, un equipo del área de Arqueología y Paleontología acudió al lugar y realizó el hallazgo: las costillas y clavículas pertenecían a un mega-mamífero herbívoro de más de una tonelada de peso y casi tres metros de longitud, que habitó la región Pampeana hace unos 100 mil años.

“Se trata casi con seguridad de un perezoso gigante, que se extinguió junto a otras especies hace unos 10 mil años y convivió con los humanos”, adelantó Horacio Padula, coordinador del área de Registros Fósiles de la Dirección.

El biólogo fue uno de los que trasladó los restos desde la zona del microcentro a su laboratorio, donde hoy trabaja limpiando y removiendo los fósiles de la roca arcillosa en la que se encontraron. “Lo relevante, además del hallazgo -cuenta Padula- es que se generó a raíz de una denuncia.” La última vez que pasó algo similar fue a principios de 2000, cuando una perforación para construir el subte D halló restos de un Gliptodonte, una especie de mulita gigante, también de la familia de los xenartros.

El perezoso encontrado tenía pelaje, podía pararse en dos patas y con garras de más de 20 centímetros, cavaba sus propias cuevas subterráneas. En la zona, el animal convivió con los tigres dientes de sable, los gliptodontes, mastodontes parientes de los mamuts, y los osos de mayor tamaño que alguna vez habitaron la Tierra.

Todos ellos se extinguieron por cambios climáticos bruscos, cuando la llanura Pampeana pasó de semidesértica y fría a extremadamente fría. También contribuyó la depredación de los cazadores y los carnívoros. En el Pleistoceno, vivieron además especies que se salvaron de la extinción, sobre todo por tamaño y características, como los zorrinos, las mulitas y las nutrias.